La Vuelta al Mundo en Familia : KUMBAYA

Juliette, Hubard y sus cuatro hijos han emprendido una aventura extraordinaria : La vuelta al mundo en familia a bordo de un catamarán Nautitech de 46 pies. Una aventura que se inició en el 2020 y seguramente inolvidable como experienia náutica familiar.
La preparación del viaje contó con la estrecha colaboración de varios consultores, en especial con la de la Sociedad Neo Marine Atlantique de La Rochelle, especializada en el equipamiento y las opciones necesarias de adecuación para una tripulación con varios niños y a cargo de solamente dos tripulantes.
El aparejo se diseñó con opciones de enrollado automático para simplificar el manejo de las velas y se le proveyó de un gennaker, vela que ha demostrado su versatilidad en las navegaciones de crucero oceánico por su sencillez de maniobra y excepcional rendimiento. Una modernísima dotación de instrumental, con las mas avanzadas opciones de trazado de ruta e interfase con el piloto automático, garantizan una derrota acorde a la mejor opción de viento en la ecuación velocidad/confort. Todo acorde para hacer la navegación con cuatro niños en forma segura y placentera.
Tres paneles solares de 400 Watts se instalaron estratégicamente para evitar siempre la sombra de las velas, aunque dando sombra adicional al cockpit. No se instaló generador que haga necesario hacer funcionar para recarga de baterías.
El desalinizador de 12 volts, conectado directamente al grupo de baterías alimentadas por los paneles solares, permite una producción de mas de 100 litros por hora, caudal mas que suficiente para que con solamente un corto período de tiempo, la nave cuente con un normal suministro de agua dulce para higiene y consumo. Su uso en las horas pico de sol, junto con el calentador de agua, permite a toda la familia disfrutar de su diaria ducha de agua caliente y, a causa de la tripulación infantil, hacer uso del lavarropas. La escala para reabastecimiento se hace absolutamente innecesaria.
Los cuatro camarotes independientes permiten alojar a todos los tripulantes con comodidad. La cama destinada a los adultos se encuentra cerca del cokpit para estar atentos a cualquier necesidad de ayuda de quien esté al timón. También es posible transformarla en mesa que sirva de lugar de esparcimiento para los mas jóvenes. El barco cuenta además de un sistema de comunicaciones Bluetooth entre los adultos. Esto les permite comunicarse sin estridencias mientras se realizan maniobras de aparejo, amarres etc., evitando a los niños el stress de escuchar gritos a distancia mientras se ejecutan.
La familia ha recorrido ya miles de millas sin haber reportado un solo incidente de seguridad o problemas de equipamiento. Su periplo alrededor del mundo les ha permitido disfrutar de bellos paisajes, enriquecer su experiencia marina y dar a sus hijos una formación y temple que solamente puede dar la navegación a vela. Por supuesto que económicamente no es una experiencia accesible a todos, pero bien vale el ejemplo y una sana envidia a estos aventureros.