22 de Marzo - Día Mundial del Agua
Un día especial, sin dudas, pero que connotaciones trae consigo ?
El elemento mas esencial para la vida de los reinos vegetal y animal se encuentra hoy en un serio peligro. El aumento de la población mundial amplía día por día su demanda y hay pueblos enteros en las zonas desérticas para quienes el agua potable está lejos de ser suficiente para darles vida y salud.
En el otro extremo estamos los privilegiados. Países en los que la Naturaleza ha sido generosa en cuanto a recursos hídricos. Nos permitimos derrochar el precioso líquido, dándole usos que, a quienes carecen de agua, les debe parecer obsceno.
No contentos con el derroche, las reglas del capital han hecho que, con la excusa de una mejor producción de alimentos, sumado a la inconciencia política, autoricemos embalses privados sin medir las consecuencias de quienes usan el recurso aguas abajo.
Por otra parte, y con la misma ambición económica, la producción de granos ha saturado nuestras tierras de fertilizantes e insecticidas. Arrastrados por la lluvia, contaminan las fuentes de agua potable que consume nuestra población y afectan trágicamente el equilibrio ecológico. Los procesos de polinización y la interrupción de algunos escalones de la cadena alimenticia son directa consecuencia de los agroquímicos e insectocodas usados sin que medie un control efectivo por parte del Estado.
A través del agua y de los alimentos contaminados es que hoy, en todos los componentes de la alimentación humana encontramos restos de agroquímicos peligrosos para la salud humana.
Aquellos cursos de agua que supimos disfrutar en nuestra juventud, el agua cristalina que cantaron los poetas, pobladas de peces y flores acuáticas, hoy son historia.
Cañadas, arroyos, ríos y lagunas las hemos decorado con floraciones tóxicas que afectan a todos los seres vivos. Hemos llegado al extremo de tratar de ocultar los efectos de la contaminación prohibiendo los análisis privados del estado de las aguas.
Vale el dicho, es imposible tapar el sol con un harnero. Las consecuencias de nuestra conducta son ya inocultables y transforman esta seudo celebración en una tétrica caricatura, premonitoria de la mortal afectación de la vida en la tierra.
 
Long John Silver Hermano de la Costa