El 14 de mayo la escuadra naval española al mando del capitán del Apostadero Miguel de la Sierra salió a enfrentar a Brown. La batalla entre ambas escuadras se libró entre el 15 y el 17 de agosto de 1814, la que concluyó con la destrucción de buena parte de la escuadra española, que se refugió en Montevideo. El gobernador Vigodet se vio obligado aceptar un acuerdo por el cual los patriotas tomarían Montevideo en nombre de Fernando VII. En base a ello el 20 de junio el ejército sitiador tomó la ciudad, aunque no se cumplirían las condiciones acordadas y los españoles fueron tomados prisioneros y sus bienes requisados.
Reunida la flota en Cádiz, tras largos y dificultosos preparativos dada la situación de la propia península, llegaron las noticias de que la Real Armada había sido derrotada en el Rio de la Plata y la inminente caída de Montevideo en manos de los patriotas. Ante estas noticias y confirmada la toma de Montevideo, Fernando VII resolvió cambiar el rumbo de la expedición, esta vez con rumbo a Venezuela, dada la difícil situación en las provincias de Costa Firme. La flota transportadora de la Expedición Pacificadora partió de Cádiz el 17 de febrero de 1815.
La flota realista con su nave insignia la San Pedro Alcántara, arribó a Puerto Santo, el 5 de abril siguiente, donde Morillo se reunió con el coronel Francisco Tomás Morales, a cargo de una fuerza de 7.000 hombres acordando dirigirse a la isla Margarita, último reducto de los patriotas venezolanos.
La fuerza de mar con su nave insignia la San Pedro Alcántara, arribó a Puerto Santo, el 5 de abril siguiente, donde Morillo se reunió con el coronel Francisco Tomás Morales, a cargo de una fuerza de 7.000 hombres acordando dirigirse a la isla Margarita, último reducto de los patriotas venezolanos.
Morillo a bordo del San Pedro Alcántara dirigió la toma del enclave patriota. Tras unos breves combates, y ante la superioridad de las fuerzas realistas, la plaza de Margarita se rindió el 11 de abril.
Morillo ordenó que la Escuadra partiera hacia Cumaná el 20 del mismo mes embarcando en la Ifigenia. Sin embargo, como algunos barcos necesitaban abastecerse de agua resolvió que el San Pedro Alcántara y otras embarcaciones partieran con rumbo a la isla de Coche.