La importancia de Proteger el Monte Nativo

Esta vez, para nuestra página de Ecología, tomamos la publicaciónn de COEDU, referente a la importancia del monte nativo como entorno de gran relevancia para la conservación de la  biodiversidad en los bosques y campos de nuestro país.
Nuestros bosques nativos si bien representan poco más del 5 % del territorio nacional son de gran relevancia para la conservación de la  biodiversidad debido a que brindan varios servicios ecosistémicos.
Son muy importantes en la mitigación del cambio climático porque secuestran CO2 para la generación de biomasa, a través de la fotosíntesis y tienen una productividad primaria (producción de materia orgánica) por unidad de superficie de 2 a 4 veces mayor que la del pastizal.
También son importantes corredores biológicos,  conectores  de ecosistemas por donde se continúa la flora y traslada la fauna, y alrededor del 91% de las especies leñosas y de mamíferos, el 89% de las aves y reptiles y el 38% de los anfibios dependen de los bosques como hábitats fundamentales para su supervivencia en el país.
En zonas litorales los bosques nativos amortiguan las crecidas, filtran  el ingreso de nutrientes y contaminantes a los cursos de agua y combaten la erosión.
Bien preservados, tienen un gran potencial turístico, educativo, paisajístico, recreativo, de investigación y cultural. Esta última característica se vincula con los saberes populares, los usos y beneficios medicinales, la memoria colectiva y la identificación con las comunidades.  Hay varios productos que el hombre obtiene de los bosques, como frutas, forraje, miel, esencias, gomas y medicinas. Los bosques también ofrecen sombra y abrigo a personas y ganado. Muchas aves e insectos que viven y se alimentan en los bosques, participan en la polinización de cultivos, y algunas  especies que los habitan pueden contribuir a regular pestes agrícolas o enfermedades.
En Uruguay hay distintos tipos de bosques: fluviales (o ribereños), serranos, de quebrada, de cerros chatos, psamófilo (o costero), pantanoso, parque y palmares. Algunos de ellos, como los palmares, el bosque costero (psamófilo) y el bosque parque litoral están en peligro de desaparición por su escasa superficie y su fragmentación como consecuencia de actividades productivas y urbanísticas que se desarrollan en los territorios donde se ubican.
La pérdida de especies nativas afecta el funcionamiento del monte. Un monte degradado con presencia de especies exóticas ya no cumple eficientemente sus funciones. Protegiendo el monte protegemos ecosistemas y muchísimas especies al mismo tiempo, incluidos nosotros mismos.
PROTEJÁMONOS NOSOTROS PROTEGIENDO NUESTRO MONTE NATIVO