El Naufragio del Andrea Doria
El Crucero de Lujo Andrea Doria fue considerado como uno de los barcos de pasajeros mas bellos de la historia. Bautizado con el nombre del almirante genovés del siglo XVI, el Andrea Doria, no era el más grande ni rápido, Sin embargo, el factor más notable era el lujo con el que fue construido.
Dado que navegaba por las rutas del Atlántico Norte, fue el primer barco en contar con tres piscinas exteriores, una para cada clase (primera, camarotes y turista). El barco era capaz de acomodar a 218 pasajeros de primera clase, 320 de la clase de camarote y 703 de clase turista en sus diez cubiertas.
Desde su viaje inaugural en 1953, el Andrea Doria solo conocía la mano del veterano capitán Piero Calamai, quien poseía una vasta experiencia de 40 años sin incidente alguno y estaba orgulloso de comandar este espléndido navío. Botada el 16 de Junio de 1951, la nave emprendió su viaje inaugural el 14 de Enero de 1953. Durante esta primera travesía hacia Nueva York fue embestido lateralmente por una ola gigante, de 30 metros que la hizo escorarse casi 30° causando diversos contusionados.
El 25 de Julio de 1956, el Andrea Doria navegaba cerca de la costa de Nantucket, dirigiéndose a Nueva York en su viaje n.° 101, en una noche de espesa niebla. Calamai había ordenado sirena de niebla intermitente y especial atención a los vigías hacia proa. Además había encargado a su segundo oficial estar atento al radar y a los equipos de posicionamiento.
Hacia las 5:30, el segundo oficial captó un punto hacia proa algo retirado hacia el sudoeste; hizo un trazado con los actuales rumbos y determinó que pasarían a más de una milla de distancia.  A su vez, el barco desconocido, el MS Stockholm, detectó frente a su proa a unos 45 Km. de distancia al Andrea Doria, y determinó que de seguir el rumbo se pasarían por banda a menos de una milla por estribor. Este determinó cambiar el rumbo para aumentar aún más la distancia de separación cuando se pasasen por banda. Esto determinó que el paso por banda sería por babor del contacto desconocido en vez de estribor.
El capitán Calamai, al ser notificado, ordenó un cambio de rumbo que lo hiciera alejarse del barco hacia su proa. Al cambiar el lado de pasada produjo confusión en el Stockholm, que colisionó con el Andrea Doria, introduciendo su aguzada proa en el lado de estribor, por debajo del puente
En el choque mismo, los camarotes de las cubiertas inferiores fueron reventados e inundados y familias enteras que viajaban en clase económica murieron ahogadas en los primeros momentos del choque. El Stockholm hizo marcha atrás y la proa destruida desgajó las entrañas del Andrea Doria, produciendo más muertes en las cubiertas inferiores.  El trasatlántico de lujo volcó y se hundió a las 10:09 de la mañana. Por fortuna, las tareas de rescate fueron a un tiempo exitosas y elogiables, 
1.660 personas fueron rescatadas y 46 murieron, mientras que en el Stockholm fallecieron 5 personas. El Andrea Doria fue el último gran buque transatlántico de pasajeros que se hundió antes de que la aviación se convirtiera en el medio de transporte preferido. Este hecho dio lugar a una nueva ley sobre la navegación, el Reglamento Internacional para Prevenir Abordajes (RIPA).