Que la Vendée Globe y la Volvo Ocean Race, las dos regatas de vuelta al mundo más importantes, utilicen el mismo tipo de barco es una idea que está tomando forma durante las últimas semanas. Para los defensores de esta 'fusión', el acuerdo supondría llevar la vela oceánica a una nueva dimensión, donde el navegante tendrá muchas más opciones de aspirar a competir en los dos mayores desafíos que ofrecen los océanos, al mismo tiempo que se crea un mercado más atractivo para los patrocinadores.

"Si las dos regatas oceánicas más prestigiosas se disputan en [barcos de clase] IMOCA, ayudará mucho a aumentar la popularidad de la clase a nivel internacional y a crear nuevos proyectos que serán más atractivos para los patrocinadores",

Cabe recordar que en mayo de 2017 la Volvo Ocean Race anunció que la próxima edición se disputará con monocascos con 'foils' de 60 pies (18,29 metros). Que el nuevo velero fuera del mismo tamaño que los de la clase IMOCA hizo brotar los primeros indicios sobre una fusión de barcos. Menos de un año después, existe una firme declaración de intenciones para alcanzar un acuerdo, al menos por parte de la asociación IMOCA
Lo que seguramente no cambiará será la dureza de estas competencias en las que hombres y barcos desafían, en solitario, a la inmensidad de los océanos.