UPM y el AGUA DE LA VIDA
La vida en nuestro planeta provino del agua y nuestra vida como personas proviene de un lugar con agua. Agua precisamos todos los días y todo alimento contiene agua y el agua es fundamental para nuestra ganadería y nuestra agricultura. Con agua nos lavamos, sobre el agua viajamos y con el agua hacemos energía.
Alentada por ventajas que no tienen las empresas nacionales, UPM ha acaparado 280.000 hectáreas que ha sembrado con eucaliptos, un árbol que opera como un inmenso succionador de agua y de nutrientes de la tierra. El total del área forestada alcanza la cifra de un millón doscientas mil hectáreas, y si se concretan las anunciadas plantas de celulosa número cuatro y número cinco, casi la cuarta parte de nuestro territorio estará bajo la sombra de los eucaliptos. Los eucaliptos que irán a la planta de UPM2 en el río Negro para producir los dos millones de toneladas anuales de celulosa, necesitarán 116 millones de litros de agua al día.
Tú y yo pagamos por el agua que consumimos, pero UPM la recibirá gratis. Nos dicen que la devolverán en mejor estado que como les llegó, unos 106 millones de litros diarios, pero, si fuera así ¿Por qué no reutilizan esa agua y sin embargo la devuelven al río? Estas cosas sucederán con nuestra agua si UPM2 se concreta, y luego, sucederá aún más cuando se concreten las otras dos plantas de celulosa.
No sólo debemos preocuparnos del agua que consumimos, que alimenta nuestra producción, nos brinda salud, energía y nos permite navegar. También existe el agua que riega nuestro sistema político, nuestra República, y si esa agua es contaminada por acuerdos secretos, por ventajas inadmisibles, por contratos leoninos, por una constante violación de nuestra Constitución y por una burla despiadada a los habitantes de nuestro País, nuestra República morirá envenenada y ahí sí, desarmados, atados de pies y manos, seremos pasto de las fieras.
Agradecemos la colaboración del Sr. Marcelo Marchese, que hemos tomado desde Facebook.