El Faro de Alejandría
El Faro de Alejandría fue una torre construida en el Siglo III A.C. durante la dinastía Ptolemaica, en el reinado de PtolomeoII (280-247 a. C.) en la Isla de Faro en Alejandría, para servir como punto de referencia del puerto y como faro, con una altura estimada de al menos 100 metros.
Fue una de las estructuras más altas hechas por el hombre durante muchos siglos, y forma parte de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo según Antípatro de Sidón.1
El faro albergaba una hoguera nocturna en la cima, que marcaba la posición de la ciudad a los navegantes, dado que la costa en la zona del Delta del Nilo es muy llana y se carecía, por tanto, de cualquier referencia para la navegación marítima. Estaba construido en su mayoría con bloques sólidos de piedra caliza y granito. Sóstrato fue el arquitecto, quien escondió su nombre bajo una capa de yeso con el nombre de Ptolomeo para que, cuando esta capa cayese, su nombre fuera visible en la piedra.
La descripción más exhaustiva del faro se debe al viajero árabe Abou Haggag Youssef Ibn Mohammd el-Balawi el-Andaloussi, quien visitó Alejandría en 1166. Balawi proporcionó la descripción y medidas del interior de la base rectangular del faro.  La base del faro medía 30 metros de largo en cada lado con una rampa de unión de 300 metros de largo y 10 de ancho. En su cúspide se hallaba un espejo que reflejaba la luz solar durante el día; mientras que durante la noche se encendía una hoguera. Algunas monedas romanas acuñadas en la ceca de Alejandría muestran una estatua de Tritón en cada una de las esquinas del edificio y otra de Poseidón o Zeus en la cima.13
El faro se agrietó parcialmente y se dañó durante los terremotos de 796 y 951, además de colapsar estructuralmente en el terremoto de 956 y de nuevo en los de 1303 y 1323.Las evidencias documentales revelan que el terremoto de 956 fue el primero en dañar estructuralmente el edificio por encima de los 20 metros. Tras el sismo, se evidencian la colocación de una cúpula de estilo islámico tras la caída de una escultura que coronaba el monumento.
Un equipo de arqueólogos franceses dirigidos por Jean-Yves Empereur redescubrió los restos del faro a finales de 1994 en el puerto oriental de Alejandría. Los descubrimientos más relevantes de Empereur consistieron en bloques de granito de entre 49 y 60 toneladas en masa a menudo partidos en pedazos, 30 esfinges, obeliscos y columnas pertenecientes al reinado de Ramsés II. Asimismo, se restauraron piezas de bloques de granito y otros artefactos actualmente exhibidos en museos de Alejandría.  Imágenes satelitales han demostrado la existencia de nuevos restos arqueológicos, embarcaderos, viviendas y templos
En mayo de 2015 el Gobierno de Egipto aprobó la reconstrucción del faro. El proyecto, estimado en unos 40 millones de dólares, cuenta con el apoyo de varios países de la Unión Europea para incluir el Faro en el ambicioso proyecto Medistone, concebido para recrear y conservar los monumentos arquitectónicos de la época ptolomea.