Ruben Collado
Empresario, Aventurero y Corsario
El 15 de Julio ppdo. dejó de existir uno de los mas destacados investigadores de naufragios en el Río de la Plata. Su nombre fue noticia en todos los medios tras denunciar en 1980 el hallazgo de la fragata española Nuestra Señora de Loreto, hundida a tan solo 100 metros de la terminal de contenedores del puerto de Montevideo.
Vivió en España pero al volver, no quiso quedarse en Argentina. Entonces, hace más de tres décadas, pensó en venir a Uruguay a buscar barcos y tesoros. El primero que encontró fue el Aurora, pero no lo autorizaron a sacarlo.
Pero la fama de Collado tomó proyección internacional cuando, a comienzos de la década de 1990, halló un verdadero tesoro en monedas de oro, plata y lingotes, proveniente del naufragio de Nuestra Señora de la Luz, ocurrido en 1752 frente a la zona de Carrasco y Punta Gorda. La primera subasta del tesoro de La Luz se hizo los días 24 y 25 de marzo de 1993 en la casa Sotheby´s de Nueva York. El producto total de la venta fue unos US$ 3, 5 millones, aunque luego hubo otro remate en la casa Castells & Castells de Montevideo.
Collado también dirigió el Museo de los Naufragios, primero en Punta del Este y en luego en Colonia, donde vivía. En este departamento también halló el Lord Clive, un buque inglés hundido en batalla con los españoles en 1763. El Lord Clive, acompañada por otras naves y portando tropas propias y también portuguesas, intenta el asalto a Colonia, en el marco de un plan de invasión al Río de la Plata.En los últimos días del gobierno de José Mujica se le otorgó un permiso para su rescate, el cual no pudo concretarse.
En su memento se atribuyó al Lord Clive el transporte de 100.000 monedas de oro para los gastos de la expedición, un cargamento de sedas y 100 mil litros de ron. Y hasta tenía el tesoro de Buenos Aires, que habían capturado días antes, cuando los españoles pretendían llevarlo a la más segura Montevideo. Para evitar el reflotamiento del barco, se arrojaron sobre el pecio piedras de la vieja muralla coloniense. Sin embargo la historia contradice estos hechos. El Lord Clive partió de Río de Janeiro para atacar Buenos Aires y su tripulación estaba formada por marinos de fortuna ajenos a cualquier riqueza, al igual que el mentado tesoro, supuestamente a bordo.
Collado será recordado no solamente por su faceta de ambicioso buscador de tesoros o de simple aventurero en tiempos modernos. Sus inquietudes despertaron en nuestro país el afán de conocimiento del patrimonio sumergido en el Río de la Plata, alentando a investigadores y amantes de la historia náutica de nuestra costas a investigar e informarse. Su renombre alcanzas hoy nivel mundial y sus sueños siguen vivos : ""Con mi plata quiero hacer un centro de rehabilitación para niños con capacidades diferentes."
Seguramente su memoria encontrará, entre su familia y colaboradores, quienes continúen con sus proyectos sobre el Lord Clive y el proyectado museo temático sobre el barco, pensado para la Ciudad de Colonia del Sacramento.
Descanse en paz, señor Ruben Collado.