Se realizó una entrega de premios especial para los tres últimos barcos llegados a Fremantle. El Comodoro del Fremantle Sailing Club, agradeció a sponsors y tripuñaciones por haber elegido su Club y a la vez desearles lo mejor para la próxima etapa. Las tripulaciónes de Punta del Este y Visit Sanya recibieron feclicitaciones de Sir Robin Knox-Johnston por su tenacidad en el match race de los Roaring Forties y Punta del Este recibió su trofeo en el palco, lamentando no haber logrado los puntos de la Dell Latitude Ocean Sprint.
Ubicada en el corazón de la Gran Barrera de Coral, Whitsundays es un grupo de setenta y cuatro islas paradisíacas. Es allí en Airlie Beach en el complejo Coral Sea Marina que la flota será recibida. La flota, navegaba hacia su próximo destino con vientos de proa pero con una alta moral para esperar la Nochebuena en el mar. La vuelta a la latitud 45 S trajo las mismas condiciones que ya habían experimentado en la Etapa 3, con vientos y condición de mar variables desde la calma hasta vientos muy fuertes. En la etapa también estarán presentes el Scoring Gate y el Dell Latitude Ocean Sprint.
Tal como estaba programado, el día 22 de Diciembre, los ocho barcos que arriobasen primero a Fremantle cruzaron la línea de partida a las 15:00. Se inició la partida con un acompañamiento de una nutrida flota de despedida que desde la 12:00 se hizo presente en las aguas del Fremantle Sailing Club. El grupo de gaiteros y tambores del Club generó un marco musical que completó el espectáculo para el placer de navegantes y turistas que se congregaron en la costa para despedir a los navegantes en su periplo de 3.400 millas frente a las costas australianas.
Qingdao fue el primero en cruzar la línea seguido de cerca por Ha Long Bay, y Date to Lead. Luego de montar la Isla Rottnest, la flota se encaminó al Sur a enfrentar nuevamente el desafío de los 40 Bramadores. Luego de un inicio de viento franco, entraron en una zona de alta presión y vientos calmos. Go To Bermuda tomó el liderazgo que detentaba Qingdao.
Mientras los primeros ocho ya navegaban rumbo a Whitsundays, el 24 zarparon los tres rezagados. Punta del Este, Unicef y Visit Sanya. La víspera de Navidad fue celebrada de diversas formas a bordo de cada uno de los barcos de la flota. Nada de alcohol pero sí con un fuerte espíritu navideño. A los cuatro días de navegación, los ocho primeros ajustaban sus estrategias con vistas al cercano Scoring Gate y a la lucha por conquistar los puntos que otorga el cruce por esa referencia geográfica.
Los vientos relativamente calmos ayudaron a las festividades, pero sembraron dudas entre los skippers con respecto a la opción Scoring Gate o rumbo perfecto hacia la meta.
Durante el Boxing Day las tripulaciones recibieron multitud de mensajes de sponsors y familiares. La navegación fue totalmente tranquila lo que prolongó los festejos.Luego de las celebraciones, la flota vuelve al trabajo. Los cinco primeros competidores separados por 104 millas. Los nuevos tripulantes embarcados en Fremantle han sido elogiados por sus capitanes. Las tácticas de Go To Bermuda, Seattle y Zhuhai rindieron sus frutos y los tres se aprestan a recibir el nuevo año navegando como líderes de la etapa. Los tres barcos que partieron dos días después, Punta del Este, Unicef y Visit Sanya, hicieron grandes progresos y se acercaron a 167 millas del resto.