La America's Cup Permanece en Nueva Zelanda

Luego de la postergación del inicio de las regatas a causa del brote de Covid-19 registrado en Auckland, se inició la serie de regatas que coronaría al campeón de la competencia y custodio del preciado trofeo.
Las regatas se disputaron en series de dos por día, y en las seis primeras se observó una gran paridad en el desempeño de barcos y tripulaciones. De hecho al final del tercer día de competencia cada uno de los aspirantes había obtenido tres puntos en las seis pruebas disputadas. Esta paridad fue creando un interesante suspenso, muy diferente a las estrepitosas victorias y derrotas que fueron la tónica de las eliminatorias en la Prada Cup.
Los tres primeros días mostraron una constante : Quienes no cometían errores en la largada terminaban ganando. Las victorias se produjeron con márgenes de tiempo variables, aunque generalmente fueron parejas.
Las regatas previstas para el cuarto día de actividad, y luego de una larga espera, fueron canceladas por no registrarse vientos que superasen el mínimo establecido por reglamento. El día siguiente fué una caja de sorpresas.
La séptima regata comenzó con leve ventaja para el Luna Rossa, en un verdadero match race. Un error de estrategia en la segunda pierna, permitió a los Kiwis hacerse con la punta de la regata. También los neozelandeses mostraron un barco mas veloz. A mitad de la tercera pierna se produjo el cambio de liderazgo, que se mantuvo hasta la línea de llegada. Los del Fly Emirates New Zealand Team vencieron al Luna Rossa Prada Pirelli con una ventaja de casi mil metros.
La octava partida se hizo con ventaja para los italianos, pero a poco los neozelandeses tomaron la primera posición. Dramáticamente a mitad de la segunda pierna perdieron sustentación y los italianos se adelantaron por 2.000 metros. Los italianos, por error, cayeron en la misma trampa y a mitad de la tercera se vieron en la misma situación que los Kiwis. A pesar de salir de los límites a buscar viento y ser penalizados por dos veces no lograron recuperarse, siendo vencidos por los Kiwi por los mismos 2.000.
Primera vez que en la serie uno de los equipos se alza con dos victorias sucesivas. Los Neozelandeses quedan entonces con una ventaja de 5 a 3 sobre los italianos.