Los monumentos funerarios son variados tanto en su riqueza de ejecución como también en la etapa del rito fúnebre en que se encuentran. Según un guía local, el entierro se realizaba en tres etapas. Una primera etapa en cuclillas, una segunda en una tumba sencilla y la final ya con un monumento acorde con la jerarquía del difunto.
Un tanto separada del parque en sí, hay una zona llamada El Alto. En ese lugar, por razones ignotas, se encuentran varias estatuas llamadas Doble Yo. La razón de su nombre es que simbolizan al ser humano en sus dos facetas : La normal, que es la que se observa desde el exterior y la otra, representada por un animal encaramado a sus hombros, representando nuestro subconsciente dominado por instintos.

Desde esta zona de El Alto, pueden verse diversos montículos aún inexplorados, al igual que uno que, en el momento de nuestra visita había ya sido acondicionado como ejemplo de lo que eventualmente podría hallarse en los túmlos inexplorados. La vista desde esta meseta montañosa es espectacular y nuestro guía mencionó el lugar como el del Encuentro de los Conquistadores, referencia a un hipotético encuentro de Pizarro, Cortés y Núñez de Balboa. Quisimos ahondar en detalles del encuentro pero no pudimos obtener mas información