La siguiente pierna de la regata, la séptima, ha sido bautizada como la Wondrous Whitsundays Race y cubrió las 1.600 millas que separan Hobart en Tasmania con Airlie Beach en las Whitsundays. En la ruta se previeron varios sprints y scoring gates, lo que influyó en las tácticas empleadas por los skippers. Los vientos fueron fuertes y variables hasta el día 6, con anuncios de un frente activo que, junto a la fuerte corriente cálida que mueve agua del Mar de Coral hacia el sur, dificultaron el progreso veloz de la flota y produjeron algunios mareos en las tripulaciones. Sin embargo, la flota se mantuvo unida y las diferencias de tiempos se midieron en apenas horas. Los skippers comentaron que estos vientos eran de la verdadera Sidney Hobart.

A pesar de lo vientos de proa y la fuerza de la corriente, la flota se mantuvo relativamente unida. Los veleros de las primeras cuatro posiciones estaban separados solamente por una milla. Al llegar al primer scoring gate, Sanya Serenity ocupaba el primer lugar seguido por el PSP Logistics y en tercer lugar Garmin que completó el podio de este waypoint. El cuarto, Dare to Lead, optó por aproximarse a tierra buscando condiciones de mar y viento mas favorables. Mucha ola y vientos de proa que provocaron mareos en varios tripulantes dificultaron la navegación. El resto de la flota competía entre sí y con los elementos, pero los pronósticos no anunciaban mejores condiciones.
El cuarto día de regata trajo consigo la separación de la flota en dos grupos. Algunosd optaron por la cercanía de la costa buscando rachas garanadoras y navegando próximos al rumbo ideal. Las primeras ocho posiciones se mantuvieron a una distancia máxima de 32 millas. En esta parte de la regata lideró el Sanya Serenity seguido del Visit seattle. Todos los capitanes hicieron notar que los vientos y rachas, cambiantes a cada momento, obligaron a las tripulaciones a muchos cambios de velas y ardua labor de trimado. El grupo del Este fué liderado por el Garmin en tercera posición, batiéndose con fuertes vientos de proa soplando a 40 nudos y con mar muy picado. "Cambiar las velas de proa aseguraba un baño para los proeles". Comentó su skipper.
El séptimo día marcó la continuidad de la lucha contra la Corriente Australiana del Este, tratando de llegar primeros a la marca del Elliot Brown Ocean Sprint. Los liderazgos se sucedieron y el primer lugar estuvo en disputa entre el Liverpool 2018, el Sanya Serenity Coast y el Visit Seattle. Quingdao se mantenía en el rango de 10 millas de los líderes. Los cuatro punteros decidieron batirse en las cercanías de la costa, buscando brisas que le permitiesen superar la fuerza de la corriente, mas lenta cerca de tierra. Eso les permitió lograr mejor velocidad. Unicef y Garmin ocupaban la quinta y sexta posición. Great Britain y Dare to Lead muy alejados de la costa y retrocediendo, vencidos por la fuerza de la corriente. El resto, bastante lejos de los punteros. Nasdaq noveno, décimo y a 85 millas detrás de los punteros Hotel Planner esperaba una refrescada de viento que les permitiese mejorar posición. Sin embargo persistió el viento de proa.