Creo que a ninguno de quienes habitamos este bendito país, al decir de un connotado empresario y comentarista deportivo, ha dejado de llamarles la atención la disparada de los precios de frutas y verduras en esta temporada estival.
Los consejos y las advertencias de nuestros vigilantes de la salud, acerca de la conveniencia del consumo de vegetales, como manera de mantenerse hidratado y aliviar la digestión se ven frustrados a la hora de enfrentar la lista de precios. La respuesta fácil es : Especulación de Temporada.
Es probale que algo de eso haya, pero por ejemplo los duraznos, fruta que en esta época del año se encuentra siempre entre las mas accesibles, hoy se paga entre cinco y seis dólares por kilo y son importados de España. Ni hablar de frutillas, cuyos precios casi duplican los del durazno.
Indagando aquí y allá encuentro respuestas que consideradas desde el punto de vista de nuestro entorno son totalmente lógicas y terribles a la vez.
Mientras que en los países del hemisferio norte el invierno se hace notar por su crudeza, con bajísimas temperaturas, tormentas de nieve y nevadas en lugares insospechados como el desierto del Sahara, el hemisferio sur soporta altísimas temperaturas y falta de precipitaciones. Uruguay no escapa a este fenómeno y los meteorólogos reparten la responsabilidad de los déficits hídricos entre el fenómeno de "La Niña" y el calentamiento global. Los cultivos estacionales de frutas y verduras en nuestro país ven entonces dificultado su desarrollo natural por la falta de lluvias. El riego artificial y el cultivo en condiciones especiales como invernaderos o hidropónicos, aumentan considerablamente los costos de producción y ahí vemos la primera causa del encarecimiento.

Por otra parte, a nadie le es ajeno el perjuicio que a la población de insectos ha causado este boom de la agricultura. Se procede a la fumigación indiscriminada de los cultivos con pesticidas que en apariencia ayudan a protegerlos de parásitos e insectos mermando la producción. No se piensa en el efecto que esta batalla anti-insectos conlleva con respecto a la polinización. Así como las abejas (Jolly Roger - Octubre2017) son de los mas importantes en esta tarea, también hay multitud de otras especies, moscardones, pájaros, cascarudos, que incluyen el néctar en su alimentación y que polinizan con la misma efectividad. Repito la cita de Albert Einstein que incluyésemos en esas páginas : "Al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida. Sin abejas no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres".

Quien conozca mas sobre el tema que quien escribe, seguramente aportará otras causas al fenómeno. Es importante que Doña María o Don Pedro cuando se lamenten de los precios en la feria, tomen conciencia de que los cambios climáticos y la forma de explotación de la tierra son la base de esos precios y que, en la medida de sus posibilidades, actúen y obliguen a actuar para despertar conciencia sobre la fatalidad a la que nos conduce esta economía asesina, capaz de poner el beneficio económico por delante de la salud de los pueblos.