La Tropicalización de las Especies del País

El consenso de la comunidad científica internacional señala que el cambio climático global tendrá consecuencias de gran alcance sobre los sistemas ambientales. En nuestro país ya se perciben cambios evidenciados por la presencia de especies que. hasta hace poco tiempo, no se encontraban formando parte de la fauna autóctona. Al mismo tiempo se observa el retorno de ejemplares de algunas especies que se creían extintas en Uruguay.
A las especies de aves migratorias que año tras año eligen estas tierras para su alimentación y reproducción, se han agregado volátiles que no eran tan comunes en nuestro territorio. Hoy es normal ver en parques y jardines gran cantidad de cuervillos de cañada, especie que se ha integrado al paisaje urbano y rural de la franja costera de nuestro país, cambiando su habitat de humedal por las zonas verdes de las ciudades.
Otras especies, como garzas y gallinetas, se ven frecuentemente en las costas marinas, lo que constituye una notoria anormalidad. Se explica su presencia por la agresión que el avance del turismo y la colonización de sus territorios, que termina por expulsarlos de su habitat natural.
Sin embargo, esta no es la única explicación de la aparición de pumas, anacondas, osos hormigueros y monos aulladores que se registran especialmente en el norte de nuestro país. En época de inundaciones, muchos de estos animales llegaban montados en islas de camalotes arrastradas por la corriente y su presencia era absolutamente accidental. Lo que sucede ahora es que algunas especies han encontrado medios de subsistencia en nuestras tierras y su presencia pasó de ser accidental a habitual. Avistar un puma ya no es un hecho extraordinario y se han registrado ataques de alimentación al ganado.
Algunas especies, escasas anteriormente, han retornado y se registra un aumento significativo de la cantidad de ejemplares de la especie. En el norte del país se ha constatado la presencia de monos aulladores, insólitamente presentes en estas latitudes.
La ciencia señala como probable origen de estos cambios de habitat a dos factores : El calentamiento climático que está desplazando hacia el Sur las zonas cálidas, propiciando la propagación de especies animales y vegetales, base de su alimentación. Una segunda causa de la migración puede hallarse en la presión del hombre sobre su ambiente específico. Incendios en montes y selvas; quemados, deforestados, regiones vírgenes destruídas para expandir su explotación agrícola ganadera.
Otra inconsciencia del ser humano que se suma al envenenamiento de las aguas, el aire y las tierras de cultivo, favoreciendo los intereses económicos por encima de la supervivencia de la vida en el planeta.