En 1830 el casco de los hermanos ingleses John y Charles Deane no incluía traje, pero a partir de 1837 inventaron un traje seco de lona impermeable. En 1855 el francés Joseph-Martin Cabirol ganó la medalla de plata en la Exposición Universal de Paris por su casco con cuatro ventanillas, válvula manual de regulación de aire y su traje impermeable de lona cauchutada. La llamada ahora escafandra permitía a los buzos mas libertad bajo la superficie, alcanzando las mismas profundidades que los trajes enterizos metálicos. Los trajes de las escafandras de casco del siglo XX continuaron siendo de lona cauchutada aunque algunos pioneros de los años 1930 como el italiano Borelli o el francés Jacques-Yves Cousteau experimentaron los primeros trajes enteramente realizados en caucho.
También las escafandras tenían sus limitaciones en cuanto a profundidad y movilidad se refiere. Las necesidades de sumergirse a profundidades mayores con finalidad de rescate o exploración se hicieron mas urgentes. En 1924 el ingeniero inglés J.S. Peress diseñó el primer equipo de los llamados "acorazados". Este sistema permitía al tripulante mantenerse a la misma presión atmosférica, aislándolo totalmente del medio acuático. Su versión creada en 1930 a petición de unas empresas de salvamento marítimo y su funcionamiento fue tan bueno que paso a conocerse como JIM. Con él se realizó el reconocimiento y la identificación del buque Lusitania en 1935, hundido en Irlanda, llegando hasta los 150 metros de profundidad. Con posterioridad a la II Guerra Mundial se recuperó para ser usado en plataformas petroleras.
A la fecha y sin considerar las cámaras submarinas que permiten a buzos inmersiones de mas de una semana hay dos grandes vertientes de trajes submarinos divididos en los ya mencionados "acorazados" y los autónomos. Estos últimos deben su aparición gracias a dos grandes nombres de pioneros : Henry Fleusss en 1876 y Jacques Yves Cousteau al final de la Segunda Guerra Mundial. El primero, creador del sistema de circuito cerrado y el segundo del popular "Scuba", el pulmón acuático de uso tanto profesional como amateur y que dió total independencia al hombre bajo la superficie.
El primer aparato autónomo de Henry Fleuss estaba compuesto por una máscara de goma unida a un costal, que fue alimentado con el oxígeno procedente por una bombona de cobre, el anhídrido carbónico era absorbido por un filtro hecho con fibras de cordería mojadas en potasa cáustico. Probó su invento y logró permanecer dentro de un tanque de agua cerca de una hora y luego se sumergió en el fondo de una bahía a 5,5 m de profundidad. Con este aparato el buzo Lambert, alumno de Fleuss, logró cerrar las puertas firmes en una galería en construcción, invadida por las aguas contaminadas del río Severn. Fue el precursor de la versión moderna llamada Rebreather en el que el aire respirado por el buzo es purificado y vuelto al circuito de respiración. Se usó en la Segunda Guerra Mundial por parte de los buzos italianos que tripulando torpedos realizaron devastadores ataques contra la flota británica, gracias a la ventaja de no producir burbujas que delaten la presencia del submarinista.
En 1943, Jacques Yves Cousteau, junto a Emile Gagnan, inventan los modernos reguladores utilizados actualmente en el buceo autónomo profesional y amateur. Se caracteriza por la independencia de cables y tubos de suministro de aire desde la superficie. Otros dispositivos de buceo autónomo ya habían sido experimentados anteriormente (Theodore Guillaumet, Rouquaytol- Dnayrouze, etc.), pero el regulador de tipo Cousteau-Gagnan es el que se ha impuesto hasta nuestros días, principalmente por la sencillez y fiabilidad de su mecanismo así como por su ligereza y facilidad de transporte durante las inmersiones.
Tal la muy resumida evolución de la tecnología de la exploración submarina hecha por solitarios buceadores. Por supuesto que en esta crónica falta mucho de la historia, pero sirvan estas páginas para que el lector tenga una idea de los artefactos que impulsaron y facilitaron el acceso al mundo acuático.