En Uruguay ADES agrupa a un conjunto de personas cercanas al mar, pero mucho mas próximas a la solidaridad y entrega, aún a riesgo de la propia vida. Todos ellos poseen la mezcla de valentía y conocimientos necesarios para la salvaguarda de la vida en el mar.
Sus antecesores, la Royal National Lifeboats Institution ha desempeñado papeles únicos en tiempos de paz y guerra, acudiendo a cualquier llamado de un barco en peligro. Tal el cerno del que se nutre hoy nuestra institución nacional. ADES mantiene con ella un estrecho vínculo que se ha traducido en compras y donaciones de la entidad británica. ADES integra además la International Lifeboat Federation, que agrupa a entidades con el mismo sentido de solidaridad marinera que inspirase al grupo de uruguayos en 1955.
Son más de 200 voluntarios entre hombres y mujeres en Uruguay; entre ellos hay jardineros, mecánicos, profesores, taxistas, artesanos profesionales y hasta un portero. Cada una de estas personas tiene su vida cotidiana pero cuando surge una emergencia, el jefe de base automáticamente hace un aviso general, y la gente deja inmediatamente de hacer lo que está haciendo (estudios, trabajo, familia, sueño, salida con los amigos), y sale corriendo hacia la base para embarcarse en una nueva misión.
Desde que se inició en la tarea, en 1954, la Asociación Honoraria de Salvamentos Marítimos y Fluviales lleva realizado cerca de 1.800 salidas de emergencia y fueron más de 2100 las personas salvadas en distintas partes del país. Una continua y permanente renovación de la flota con embarcaciones más modernas y dotadas de la última tecnología en salvamento a llevado a nuestra Institución a crecer y desarrollarse contando actualmente con las seis bases mencionadas, todas con embarcaciones cubriendo el frente marítimo nacional.
La estructura de ADES se mantiene mediante donaciones. Por ejemplo, Ancap dona una partida de combustible y aceite para las lanchas una vez al mes, mientras el Banco de Seguros del Estado (BSE) ofrece gratis el seguro de todas las tripulaciones y embarcaciones de la asociación. La Dirección Nacional de Hidrografía otorga una amarra en cada uno de los puertos donde ADES tiene una base y dos compañías de telefonía móvil ofrecen los celulares con uso libre.
Magro apoyo si consideramos el valor y el espíritu de sacrificio que alienta a la institución. La relación entre ADES y la Armada Nacional es permanente, pero esto no quiere decir que ADES sea una asociación militar. Cuando de una emergencia se trata, ambas instituciones se comunican para tenerse al tanto de los hechos de riesgo y el proceder necesario mediante reportes, o faxes, que detallan las situaciones. Cualquier navío en emergencia puede comunicarse por radio (Canal de Emergencia) o mediante un teléfono especial para casos de emergencia en alta mar, el 1767, o e1 SOS, coincidiendo con las teclas de un celular.