Todos los barcos de recreo que naveguen a distancias considerables de la costa, o buques comerciales en rutas marítimas deben estar provistos de estos implementos de los cuales puede depender la sobrevivencia de la tripulación en caso de circunstancias que obliguen al abandono de la nave. De acuerdo al número de tripulantes y a la ruta prevista la cantidad y el tipo de balsa está rigurosamente reglamentado.
Según el tipo de balsa, se imponen diferentes períodos de revisión para asegurar el buen funcionamiento del dispositivo. Se revisa el o los cilidros de inflado, mediante un compresor de aire se comprueba que no existen pérdidas o pinchaduras en cada uno de los compartimientos inflables en los que consiste una balsa. Cada balsa salvavidas cuenta con por lo menos tres secciones independientes que aseguren un mínimo de flotabilidad.
Desde su fabricación y también después de cada revisión, se asigna a la balsa una fecha de vigencia. En cada escala en la que se realicen inspecciones esta fecha indicará le necesidad de revisión o reemplazo de la o las balsas de dotación de la nave.
La mayoría de las agencias navieras se ocupan de esta verificación y tienen contratado un servicio de mantenimiento o reemplazo de las balsas salvavidas de la flota a la cual asisten.

Las pruebas de las balsas constan de varias fases dependiendo de la periodicidad y la antigüedad de la balsa : Test de presión : Anualmente se hace una prueba de hinchado y presión de los flotadores y verificación de la carga del cilindro de inflado; Quinquenalmente se prueba el hinchado con el propio cilindro de la balsa ; La Prueba de Sobrepresión se realiza anualmente una vez cumplidos los diez años de fabricación de la balsa. Se taponan las válvulas de sobrepresión y se hinchan los flotadores al doble de la presión de trabajo durante cinco minutos. Se comprueba que no haya grietas ni fugas; La Prueba del suelo se hace contemporáneamente a la prueba de sobrepresión. Se camina por el suelo de la balsa, se pone un peso de 70 kg y se comprueba que el suelo no se despegue.