La Vuelta al Mundo del Italiano Serge Testa
A pesar de mi casi nula experiencia de agua salada, algunas circunstancias relacionadas con la Hermandad de la Costa me han permitido conocer a varios navegantes solitarios. Sophie Chacoux, Enrique Celesia o Christophe Auguin han dejado en mí una idea clara de lo que significa el océano para ellos. El viento y la sal los han imbuído de una mística muy particular : Una férrea voluntad y una ejecutiva devoción a la libertad.
Serge Testa nació en 1950 en una familia italiana en Francia, paso su infancia en Brasil,. Su pasión por los viajes lo llevó  a Australia, donde se enamoró del mar y la vela. La primera experiencia no tuvo mucho éxito: la balandra de madera en la que Testa estudiaba en el mar estaba demasiado deteriorada y hundida. Serge no se desanimó y continuó ejercitándose en la navegación, mientras intentaba construir barcos.
Construyó primero un sloop de 33 pies para poder recorrer el mundo con relativa comodidad. Sin embargo, después de revisar sus finanzas, se dió cuenta de que sus recursos no eran suficientes para lo que intentaba hacer. Entonces vendió «un yate demasiado grande» para volver a una versión más pequeña en unos años. Además, este barco iba a ser el barco más pequeño que jamás se había hecho en una empresa tan arriesgada.
Su concepto general: un barco de tamaño mínimo, con la mayor capacidad de supervivencia y navegabilidad posibles. El material: aluminio para estructuras de barcos, bastante fuerte y no demasiado caro (de todos modos, su dinero era suficiente solo para 200 kg). Serge se sumergió en el trabajo, y decenas de veces cambiando varios elementos de la quilla. Los contornos del yate eran literalmente una corazonada: cada detalle tenía que verse bien, y juntos tenían que crear una imagen armoniosa del barco, dándole bastante buena navegabilidad. Sus aventuras fueron plasmadas en una interesante narración contenida en el libro 500 Días. en los años siguientes todavía navegó mucho, y a principios de la década de 1990 (ya con su esposa Robin) construyó un barco de 60 pies. balandra de acero Encanto. En este yate, la pareja de Testa navegó alrededor del mundo en 1993-97 con mucha más comodidad que  en el Acrohc Australis jamás lo permitiría.
Mas detalles sobre sus aventuras aquí : https://nautispots.com/el-hombre-que-dio-la-vuelta-al-mundo-en-el-yate-mas-pequeno-del-mundo/