La DRAGA C-2 del Ministerio de Obras Públicas argentino, cumplía tareas de dragado del canal de acceso al río Gualeguaychú, precisamente en la desembocadura en el Río Uruguay, kilómetro cero; a la altura del kilómetro 90 del Uruguay. En una aciaga noche de abril de 1959, en medio de las mayores inundaciones que se recuerdan en la historia de la región, un fuerte viento y muy malas condiciones meteorológicas, hicieron que la embarcación diera "vuelta de campana".
La navegación en agua dulce carece del glamour y es bastante menos exigente que la que se realiza en aguas abiertas, mares y océanos. La excepción son los lagos en los que es necesario poner tanta atención como en aguas en las que el horizonte es el mar.
En particular el Río Uruguay, an la zona a la que hace referencia el título, ofrece un espejo de agua amplio. La zona de mayot profundidad en esa zona está recostada sobre la margen uruguaya, lo que permite el arribo al Puerto de Fray Bentos de barcos de ultramar. Pocas millas aguas abajo, el canal se recuesta a la orilla argentina. Además del puerto de la imagen, exisitió en épocas de auge de la industria cárnica el Puerto del Frigorífico Anglo desde donde partía su producción directamente hacia Inglaterra en barcos propiedad de la firma.
No sucede lo mismo del lado argentino en el que la sedimentación del río ha prácticamente cegado la salida al Uruguay de barcos de calado que todavía están a muelle en la Ciudad de Gualeguaychú y cuya salida al cauce del Uruguay es solamente posible con importante dragado, tarea a la que se encontraba asignada la draga motivo de esta notaPara el trabajo de la noria, la draga debía sujetarse desde distintos puntos, como si fuera una araña, con seis anclas, tres en proa y tres en popa,.
La Draga "2 C" del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, construida de casco de laminas de hierro y cubierta de madera; tenía 56 metros de eslora y 12 metros de manga.
Funcionaba a vapor, generado por una caldera alimentada a petróleo crudo, que almacenaba en dos tanques de 90 toneladas. La fuerza de esa máquina se distribuía en dos hélices que trabajaban combinadas. Su sistema de dragado era del antiguo "tipo noria", con baldes que cargaban tres cuarto metros cúbicos de barro. La dotación completa era de 20 hombres bajo el mando del capitán Rojas.
En aquella ocasión estaban dragando el canal de acceso al río Gualeguaychú, entre la boya Km. 90 del Uruguay (por entonces fija) que es a la vez, Km. 0 del Río Gualeguaychú. Para el trabajo de la noria, la draga debía sujetarse desde distintos puntos, como si fuera una araña, con seis anclas, 3 en proa y 3 en popa, aunque en esa oportunidad tenía 5: faltaba una de popa. El barro extraído era transferido a dos chatas barreras que se apareaban al costado alternativamente y luego lo llevaban aguas afuera, con el Remolcador 226, de 25 m de eslora.