La Amenaza de la Deforestación
Los efectos de la deforestación y la sustitución de las especies nativas por otras especies exóticas está causando un terrible efecto sobre las especies animales de los bosques de Amèrica del Sur. También los habitantes de esas regiones sufren el stress que causa la desvastación de os bosques.
Los organismos en areas deforestadas o con monocultivos alternativos de especies no nativas llevan a la fauna autóctona a niveles de stress que los animales que habitan los montes vírgenes.
Los pequeños mamíferos, especialmente roedores y pequeños marsupiales tienden a estar mas estresados o muestran mayor evidencia de hormonas del estrés en bosques pequeños que en aquellos de mayor extensión. Es una realidad que, en América Latina, el bosque húmedo del Amazonas se lleva el protagonismo. Sin embargo, no es el únicoo importante en la región. El Bosque Atlántico podría ser el segundo mas gande de Latinoamérica. Se extiende desde el noreste de Brasil hasta el noroeste de Argentina y el este de Paraguay.
Desde las campañas colonizadoras de Portugal, regiones importantes del bosque han sido destruidas en favor de la ganadería, la agricultura y la urbanización indiscriminadas. 500 años más tarde, queda menos de un tercio del bosque original.
La destrucción de este espacio incide directamente en la calidad de vida de las especies que tienen un hogar ahí. Además de aumentar la exposición de las pequeñas especies a sus depredadores naturales, la pérdida de recursos limita mucho su campo de acción. El estrés elevado en las especies tropicales se verifica observando las hormonas presentes en el pelaje de los animales estudiados. Esto es importante, porque los bosques húmedos latinoamericanos guardan la mayor diversidad de fauna y flora en el planeta. Si se devastan sus espacios, la pérdida se extiende por esa rama también. 
La necesidad de producción de alimentos, a falta de pòlíticas oficiales de protección del ambiente, amenaza seriamente el habitat de las especies nativas, no solamente de los bosques tropicales sino de todos aquellos espacios en los se han reemplazado especies nativas por monocultivos como el eucaliptus, o se ha deforestado para transformarlos en campos de pastoreo o cultivos como la soja.