Volviendo a nuestro barco, digamos que la tripulación del Hespérides, con sus científicos a bordo encara su misión con el interés e importancia que tiene el conocer mas sobre la misteriosa radiación cósmica. Los rayos cósmicos se originan en alguna parte del universo y su estudio permite ampliar el conocimiento de esas partículas. Indirectamente, su estudio permite conocer el comportamiento del sol, previniendo tormentas solares que con su perturbación magnética, afecta las comunicaciones y la precisión de los navegadores satelitales.
El científico a quien esta vez el Hespérides presta apoyo es el Dr. Juan Antonio Garzon Heydt, Dr. en Ciencias Físicas de la Universidad Complutense de Madrid. Posee además un doctorado en Física de Partículas. Esta línea de investigación lo ha llevado hasta el CERN, enorme complejo acelerador subterráneo en Ginebra y destinado a la investigación de las partículas subatómicas. También, y en el mismo campo ha colaborado en un experimento del GSI (en Darmstadt, Alemania). Su experiencia en el estudio de la radiación cósmica lleva ya diez años.
Este viaje del Hespérides se extenderá hasta fin de Junio de 2020 y durante este tiempo su tripulación de 50 hombres entre Capitán, oficiales y marineros. Para ellos la singladura no está exenta de atractivos pues pueden dedicar su tiempo fuera de las faenas de a bordo a contemplar especiaes que no son comunes en el hemisferio Norte, amén del conocimiento trabado con pueblos de la región. La camaradería a bordo es también un factor de cohesión que ayuda en los momentos difíciles que son frecuentes en la navegación en estas aguas.
La coincidencia del viaje con la efemérides magallánica atrajo la atención del investigador y escritor Juan Antonio Varese, quien nos ha aportado material para la confección de esta nota. Varese además ha establecido un lazo de amistad con el Dr.Juan Antonio Garzon Heydt y de allí seguramente surgirá una futura crónica.