Elo 15 de Febrero ppdo. se realizó la asunción de la nueva camada de legisladores que ocuparán sus bancas en el Palacio de las Leyes. Formarán parte de los cuerpos y comisiones deliberativas a cargo de quienes estará la creación de nuevas leyes y/o la modificación de las actuales.
Según manifestaciones programáticas de la nueva mayoría parlamentaria, varias leyes se verán modificadas y en algunos casos derogadas. Descartamos la mejor de las intenciones en custodia de los valores ciudadanos que les toca proteger.
Sin embargo, entre invitaciones y negativas protocolares, declaraciones, nombramientos etc. hay un tema del que nadie hace mención. Que pasa con el Contrato ROU/UPM2 ?
Que medidas se han siquiera mencionado acerca de la contaminación por agroquímicos que envenena nuestras aguas ? En la Ley de Urgente Consideración, formulada por la coalición victoriosa, algun artículo que se refiera al tema ? Entre las múltiples reuniones con el PIT CNT, cámaras de comercio, exportadoras, embajadores y presidentes de países vecinos, se ha tocado el tema ?
Hoy, en el momento de publicar nuestra Edición de Marzo, asume el nuevo Presidente de la República Otiental de Uruguay. En sus discursos de campaña expresó textualmente su intención de revisar algunos términos del contrato. Hoy supuestamente se renegociarán algunos puntos, pero nada de eso cambia el contenido de fondo que nos sumerge financieramente y nos hace ceder soberanía ambiental. La flagrante estafa que constituye el convenio de suministro de energía eléctrica excedente de UPM2 sería uno de los puntos de renegociación.
Otro tanto sucede con las escasas manifestaciones de la nueva Ministra del MVOTMA acerca del mencionado problema del agua potable. Ha hablado sí de las necesidades de vivienda, tema atendible si los hay, pero sobre la imprescindible necesidad de medidas para controlar el deterioro de nuestras aguas o la cesión de soberanía sobre el cauce del Río Negro, ni media palabra.
Desearíamos fervientemente que el nuevo gobierno asuma la responsabilidad de corregir y preservar nuestro entorno natural, nuestra agua potable y nuestra soberanía ambiental, materia en la que ha fallado y traicionado el gobierno saliente. Que aquello que fue mencionado en la campaña electoral no se transforme en un discurso electoral tramposo y que por omisión se avalen las falsedades sobre los beneficios del contrato. Evitar que algo cambie para que todo siga como está, al mejor estilo gatopardista.
Que las esperanzas de quienes queremos un Uruguay Natural verdadero no se vean frustradas por intereses espúreos que nos conducen a una irreversible crisis medioambiental con consecuencias desastrosas para la salud de la población del país.
 

Long John Silver

Hermano de la Costa