Un humedal es una zona de tierras, generalmente planas, en la que la superficie se inunda permanente o intermitentemente. Al cubrirse regularmente de agua, el suelo se satura, quedando desprovisto de oxígeno y dando lugar a ecosistemas puramente acuáticos incluso vegetación y fauna característica.
En el Uruguay se les conoce comúnmente como “bañados“ y existen los de agua dulce y los de agua salada.
Son ecosistemas muy diversos no solamente por el paisaje sino también por la riqueza y abundancia de las formas de vida que contienen.
Un ecosistema es el conjunto de elementos bióticos (seres vivos) y abióticos (suelo, agua, luz, minerales, topografía, humedad, etc.) de un lugar determinado que están relacionados o interactuando entre sí.
La gran diversidad de seres vivos que existe en ellos se debe a los constantes cambios en los niveles del agua.
Los humedales cumplen numerosas funciones claves con una estrecha relación con la calidad de la vida humana : Regulan el flujo hídrico en los ríos, reduciendo inundaciones y amortiguando sequías; Almacenan agua; Recargan las napas freáticas y acuíferos. Purifican el agua, en particular de la presencia de agroquímicos. Son criaderos naturales de peces y lugares insustituibles para la vida de la diversidad biológica local.Recordemos que son elementos fundamentales para tener éxito en las estrategias nacionales de adaptación al cambio climático.
La Convención sobre los Humedales (Ramsar), escogió como lema “Cuidar los humedales, una respuesta al cambio climático”. Es un tratado intergubernamental por el cual los países miembros (159) se comprometen a mantener las características ecológicas de sus humedales de mayor valor.
En la actualidad, Uruguay tiene tres áreas bajo la protección del tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos (Ramsar), entre las que se encuentran los esteros de Farrapos, islas del río Uruguay, ubicados entre San Javier y Nuevo Berlín. Contienen senderos turísticos y actividades productivas, como agricultura y ganadería.
Los bañados del este de Uruguay, ubicados en Rocha, Treinta y Tres y Cerro largo, comprenden la segunda área protegida. Allí se produce arroz, por lo cual el país se han incorporado tecnologías conservacionistas para protegerlos y hacer un uso racional de ellos. El tercer humedal en esta situación es la Laguna de Rocha, con una gran importancia paisajística e intenso uso turístico.
Los humedales ocupan 12 % del territorio de Uruguay. Muchos no han podido ser presentados bajo la responsabilidad de Ramsar porque las capacidades de gestionarlos dependen de las condiciones locales en las cuales se utilizan esos humedales. Es primordial la conciencia y necesidad del involucramiento de los gobiernos departamentales y los privados en la gestión de estas áreas.