Las Vueltas de la Vida Hermano Ricardo Figueredo

Allá por mediados de 1980, mas específicamente en el bienio 85/86 se disputaba una de las competencias de vela mas desafiantes : La Regata Whitbred Round the World. Su vencedor resultó el barco L'Ésprit DÉquipe.
A pesar de nuestra afición por la navegación, las regatas y las aventuras en el mar, pocas veces nos proponemos la pregunta acerca de que fue de la vida de estas naves y sus tripulantes. Solamente noticias esporádicas, generalmente malas, como lo fue el asesinato de Peter Blake a manos de ladrones en el Amazonas o barcos abandonados como el Geodis de Christophe Auguin o La Poste, de triste memoria para nuestro Puerto de Punta del Este. Pero otras nos deparan sorpresas.
El 23 de marzo, el velero francés L'Esprit D'Équipe (yate de 17 metros de eslora)  se comunica con las autoridades del  puerto de Punta de Este y manifiesta su necesidad de entrar a puerto a pesar de la prohibición en curso motivada por la pandemia de Covid-19 que morivó en ese momento el cierre de los puertos. Debido a las dificultades de comunicación por radio y estando el barco ingresando por Boca Chica, sale a su encuentro una lancha de Prefectura para interceptarlo e interrogar al patrón. Éste manifiesta que tiene un tripulante con necesidad de atención médica, una vía de agua y desperfectos en las máquinas.
Son escoltados a la zona de cuarentena del puerto de Maldonado donde una emergencia médica atiende la urgencia del tripulante y Migraciones informa el rechazo de ingreso al país y que deben abandonar el mismo una vez solucionados los inconvenientes técnicos de a bordo.
Anteriormente, con el nombre 33 Export, había participado en la misma regata, forzado a abandonar por rotura del mástil. No es la primera vez que este barco recala en Punta del Este. L'Espirit D'Équipe participó en la cuarta edición de la regata Whitbread (1985-1986), con el mismo nombre, patrocinado por la empresa Bull y con Lionel Péan como skipper. El recorrido era Southampton, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Punta del Este, y finalizaba en Portsmouth. LÉsprit DÉquipe resultó vencedor de la Edición 85/86 de la Regata Whitbread Around The World, además de tres de la cuatro piernas de la misma.
Este barco de bonitas líneas, veterano de los mares, cumplió su cuarentena sin pena ni gloria en la escollera del puerto de Punta del Este. Durante la estadía de la Whitbread, en su época gloriosa,  estuvo amarrado no muy lejos del lugar que hoy solitariamente te tocó ocupar. Finalmente, con todo en regla y su tripulante recuperado, zarpó despedido por el Cónsul de Francia en Maldonado. Por lo menos esta nave se mantiene navegando, como debería ser el destino de todos estos magníficos veleros, navegar y navegar mientras sus alas sigan recibiendo el viento de los siete mares.