Se lograron tender  líneas para poder bajar sobre flotantes pero el capitán antes de bajarse por el escotillón logro recuperar los papeles de registro, pasaportes, roles, la correspondencia cerrada del Real servicio y la pública. Prendieron fuego para hacer señas a la costa y agitaron banderas pero por la cerrazón era imposible que los vieran de la costa debiendo esperar hasta el próximo día que vengan a socorrer y suministrar víveres. La lancha volvió al puerto con el Capitán y el Cirujano quedando todo el resto de los tripulantes y pasajeros en la isla muchos con heridas en las piernas esperando su rescate. Es extraño que dejen gente herida en la Isla pero es lo que dice el expediente. Se pone fin al expediente con la firma de Perez del Puerto, El capitán y el escribano.
El 7 de Setiembre, día siguiente  del siniestro toma cartas en el asunto el Señor Don Rafael Pérez del puerto, Juez de Arribadas y de Real Hacienda de la ciudad de San Fernando de Maldonado  anuncia haber recibido la información de…." haber  naufrago en el Borde de afuera de la Isla de este puerto el Bergantín particular nombrado "El Brillante San Miguel" su capitán Don Manuel Josef de Marien que con registro para Buenos Aires salió de Santander el tres de Julio próximo pasado habiéndose salvado la gente en la misma Isla".
El día 8 de Setiembre, Pérez del Puerto mandó a Andrés Campana de profesión marinero y practico de este puerto y Ventura Gutiérrez Patrón del bote del Rey al rescate del bergantín. Estos respondieron que era una tarea impracticable ya que se encontraba sobre las piedras y con la popa para tierra, el cable se encontraba tendido a la mar por la proa, tenía el costado de estribor partido, abierta su proa y las maderas principales quebrantadas y rotas.
Parte de la carga se fue a la playa por las roturas del casco y el mar estaba a su altura dentro del casco. Se considera la posibilidad  de dividirlo en pedazos y salvar lo que queda de la carga y pertrechos depositando estos en la playa contigua donde el mar ya había arrojado carga, se debe realizar el trabajo de descarga con embarcaciones menores surtas en este Puerto.
El 18 de Setiembre luego de varios días de trabajo a veces interrumpido por mal tiempo Pérez del Puerto interrogó al Capitán del Bergantín. Frente a un escribano y como norma se aclara que frente a Dios nuestro Señor y la señal de la cruz se comprometen a decir la verdad de lo acontecido.
En la encuesta surge que ya, desde un temporal en Canarias, el buque venía sufriendo daños en proa, que hacían necesario usar las bombas de achique. El 19 de Agosto, luego de una navegación complicada, llegan a la vista de CABO FRÏO siguiendo hasta llegar el 4 de Setiembre a la boca Río de la Plata. El 5 del mismo ingresan con gran cerrazón, tornándose la mar muy gruesa. Por como venía la mano el Capitán llama a una junta de oficiales para tomar una decisión ya que vienen haciendo agua desde Canarias  por la proa que se está rompiendo y no les permite cargar vela para no terminar de romperla e irse a pique.

..."pero su desdicha e infortunio los condujo a varar a la una y media de la tarde de dicho día seis sobre la restinga de piedras que se halla a la parte del sudoeste de la Isla de Gorriti por la cerrazón tan fuerte"… 

Hasta aquí la investigación del Hermano Sergio Pronczuk a quien Jolly Roger agradece su colaboración.