En la página sobre el Día Mundial de la Tierra, en la que hablamos del eco de esta fecha a nivel mundial, historiamos y opinamos sobre el tema a nivel global pero, que sucede en nuestro país ?
Lo primero que me viene a la mente es el problema del agua. Nuestro país es un privilegiado con la abundancia de ríos, arroyos y cañadas que bañan su territorio. A pesar de esta gran disponibilidad, en estos últimos años el fenómeno de las cianobacterias está comprometiendo los recursos, tanto para consumo animal como humano.
El inmensurable vertido de fertilizantes e insecticidas que llegan a ellos, arrastrados por las lluvias o criminalmente vertidos por lavados de tanques y equipos, ha generado el problema. A la fecha, en todos los alimentos de origen vegetal o animal que consumimos tienen trazas de estos contaminantes.
La primacía de los intereses económicos por sobre la conservación del ambiente afecta las poblaciones de insectos, diezmados por el uso de insecticidas que los exterminan e interrumpen un importante eslabón de la cadena alimenticia de aves, reptiles y batracios, al tiempo que disminuye la cantidad de agentes de polinización.
En nuestras costas se ha hecho normal encontrar tortugas, aves y peces asfixiados por bolsas plásticas o con sus estómagos cargados con trozos plásticos que confunden con sus alimentos habituales.
Los residuos domiciliarios e industriales son apenas reciclados en menos de un 3 % pues el resto se integra a los mal llamados "rellenos sanitarios" que perdurarán por siglos envenenando el suelo.
Sin embargo, haciendo gala de una enorme hipocresía, mantenemos como slogan la gastada expresión "Uruguay Natural". Deberíamos visitar países a los que nos permitimos criticar y ver cuán importante para ellos es la concienca ambiental, como tratan de reciclar lo posible y como las conductas ciudadanas se han modificado para proteger el medio ambiente.
 
Long John Silver Hermano de la Costa