Un Molusco Maravilloso La Sepia
Los sepíidos (Sepiida) son un orden de moluscos cefalópodos parientes cercanos de pulpos y calamares, aunque destacan de ellos por su aspecto y capacidad de cambio de las tonalidades de su epidermis, capaz de generar ondas luminosas y variaciones de color muy particulares.
Alcanza los 30 a 40 cms. de longitud. Vive en el fondo de los mares poco profundos, generalmente entre las hierbas acuáticas y las algas. Está muy bien adaptada para nadar entre dos aguas, actividad que practica intensamente. Se desplaza mediante una ondulación progresiva de los pliegues laterales del manto. A veces también recurre a la energía reactiva, expulsando el agua de la cavidad paleal por el tubo del embudo. En caso de peligro, este modo de locomoción permite una rápida huida, efectuando verdaderos saltos en el agua. Se encuentra entre las especies comestibles.
Un conjunto de células cutáneas le permiten a la sepia, al igual que al pulpo, camuflarse imitando las características del entorno en el que se encuentra. Pero en el caso de la sepia,. esto va mas allá. En cuestión de segundos es capaz de cambiar de color y generar ondas cromáticas a lo largo de su cuerpo, efecto al que se le atribuyen poderes hipnóticos sobre sus presas.
En estudios en condiciones de laboratorio se ha comprobado que los patrones de color y movimiento que la sepia genera sobre su piel responden además a su estado de ánimo y en épocas de apareamiento, forman parte del cortejo.
Otra característica que ha sorprendido a los estudiosos, además de la sangre azul de este cefalópodo, es que es uno de los seres vivos que menos características de ADN comparte con el ser humano. Esto ha dado origen a especulaciones sobre el origen de la especie, y si corresponde con el resto de la fauna del planeta.