tro mil
Guerra a los Residuos
El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha alzado la voz declarando una guerra a los residuos. Con motivo del Día Internacional del Residuo Cero, Guterres pintó un panorama desolador del estado actual del planeta, describiéndolo como «ahogado bajo un torrente de basura». Por ello, destacó la necesidad urgente de abordar el consumo excesivo, advirtiendo que «el consumo excesivo nos está matando. La humanidad necesita una intervención». 
Es necesario darle guerra a los residuos porque es una crisis que no podemos ignorar más. Con más de 2 mil millones de toneladas de desechos sólidos urbanos generados cada año a nivel mundial, estamos enfrentando una situación alarmante que amenaza tanto la salud humana como el medio ambiente. Esta cifra monumental es solo una parte del problema; lo que es aún más preocupante es que el 45 % de estos desechos se gestionan de manera inadecuada.
Uno de los impactos más preocupantes es el efecto desproporcionado en las poblaciones más pobres. Puesto que cerca de cuatro mil millones de personas carecen de acceso a instalaciones adecuadas para la eliminación controlada de desechos, lo que les expone a riesgos para la salud y el medio ambiente de manera desproporcionada. Además, si no se toma acción urgente, se proyecta que la cantidad de basura generada aumentará incontroladamente para el año 2050.
A la enorme contaminación de mares y océanos por plásticos y micro plásticos, se agregan contaminantes químicos que proceden de la industria, la explotación agropecuaria intensiva y también multitud de residuos químicos domiciliarios como detergentes e insecticidas que degradan la calidad del agua donde los desechamos sin ningún tipo de tratamiento o por lo menos mesura en su aplicación. Ante la urgente necesidad de abordar la guerra a los residuos, es fundamental adoptar un enfoque multifacético que involucre a todas las partes interesadas, desde gobiernos y empresas hasta comunidades y ciudadanos individuales.
Entonces, abordar la crisis de los residuos requiere un enfoque integral que combine la acción a nivel individual, empresarial y gubernamental. Solo mediante la adopción de medidas audaces y coordinadas podemos avanzar hacia un futuro donde los residuos sean minimizados, gestionados de manera sostenible y tratados como recursos valiosos en lugar de problemas ambientales.