US$ 20.000.000 en Monedas de Oro
Hace más de tres siglos, el galeón español San José, construido en 1698 en Aginaga, Guipúzcoa, naufragó en aguas colombianas. Se estima que la embarcación llevaba un tesoro de un valor de 20.000 millones de dólares, el cual está generando un conflicto de interés por parte de Colombia, una empresa estadounidense y España.
En 1708, el galeón español San José, construido en 1698 por Pedro de Aróstegui, por encargo del duque Arístides Eslava y la familia Eslava, en el astillero de Mapil en Aginaga, Guipúzcoa, naufragó en aguas colombianas. Entre sus pertenencias, se estima que se encontraba uno de los tesoros más valiosos perdidos en el mar, incluidas 200 toneladas de monedas de plata, esmeraldas y oro.
El barco zarpó en 1706 desde España y acabó hundido en 1708 durante la llamada Batalla de Barú (Guerra de Sucesión de España) por un buque inglés en aguas de Cartagena de Indias, Colombia. Naufragó con un tesoro muy valioso: 11 millones de monedas de oro que hoy, junto a otras, tienen un valor de 20.000 millones de dólares. En 2015, el gobierno de Colombia anunció el descubrimiento de los restos del pecio aunque una empresa norteamericana de salvamentos reclama sus derechos sobre el hallazgo
En 2022, con el pecio del galeón en disputa, aparecieron otras dos embarcaciones, según contó el expresidente de Colombia, Iván Duque, en una presentación de los registros más claros de estos naufragios que se encuentran a más de 1.000 metros de profundidad. En la oportunidad, el exmandatario informó sobre el nuevo hallazgo de las dos embarcaciones, en la misma zona donde está enterrado el San José.

Una es del periodo colonial y otra corresponde al periodo republicano de nuestra historia", señaló Duque. Dijo que la Armada colombiana también ha logrado ubicar "una decena de embarcaciones similares". Del pecio del periodo republicano se desconoce si transportó piedras preciosas, la otra embarcación contemporánea al San José, sin embargo, podría arrojar la aparición de un nuevo tesoro de incalculable valor con toneladas de oro, plata y esmeraldas, al formar parte de la Carrera de Indias entre los Siglos XV a XVIII y que eran verdaderos bancos de oro flotantes del virreinato de la Nueva España.