Los Prácticos de Puerto
Un Práctico es un marino que conduce los barcos en aguas peligrosas o de intenso tráfico, como puertos, canales angostos o ríos. No obstante, el práctico es sólo un asesor, en tanto legalmente el Capitán continúa al mando del buque.
El practicaje es una de las profesiones más antiguas y menos conocidas, no obstante es una de las más importantes en la seguridad de la navegación. El riesgo económico, ambiental y para las vidas humanas que representan los grandes buques de carga de la actualidad, hacen que el rol del práctico sea esencial.
Para obtener el título de Práctico de una zona, se debe tener una profunda experiencia en la conducción y maniobra de buques de gran porte y además un íntegro conocimiento de la región específica en la que se desempeña la tarea. En casi todos los países del mundo, para obtener esta habilitación es menester poseer el título de capitán y haberlo ejercido efectivamente durante cierto tiempo en buques que superen determinado tonelaje.
Además de los conocimientos y experiencia requerida, es necesaria una importante dosis de coraje, pues a veces la profesión está cargada de riesgos.
En qué momento de la historia apareció en escena por primera vez un práctico es puramente conjetural. Obviamente, debe haberse relacionado tempranamente con la necesidad de la seguridad de las vidas y las propiedades. Es importante consignar que en algunos casos, la función del práctico era indistinguible de la del "piloto navegante" es decir un tripulante de cierta jerarquía del buque experto en la navegación
Ya los fenicios en algunos de sus periplos manifestaban recurrir a conocedores locales en sus navegaciones costeras. No obstante, una mención clara es la del Periplo por el Mar de Eritrea,​ manuscrito del siglo I. Estaba destinado a informar a los navegantes sobre los puertos y detalles de la costa, comparable a los actuales «derroteros» (en inglés norteamericano: Sailing Directions).
Actualmente todos los estados tienen zonas de practicaje obligatorio. No obstante estar habilitados por los estados y los puertos para operar dentro de su jurisdicción, los prácticos fueron (y en general continúan siendo) empleados autónomos. Ello importa con frecuencia que tengan sus propias embarcaciones para transportarlos con rapidez y seguridad desde el puerto a la nave de entrada y desde la nave que sale, de regreso a tierra.