Las Misteriosas Piedras de ICA

En la década del 60 aparecieron en Perú unas piedras talladas que contaban historias de continentes perdidos, naves voladoras, intervenciones quirúrgicas y de la existencia de dinosaurios conviviendo con humanos. Pese a su milenaria antigüedad, los científicos rechazaron su veracidad.
En el pasado, nuestro planeta fue habitado por seres primordiales que dieron origen a especies nuevas y entre ellas se encontraban los dinosaurios. Que en esa evolución y tras la extinción de estos magníficos animales, los mamíferos se abrieron camino y dieron lugar a la llegada de los primeros homínidos, los ancestros de los actuales humanos. Sin embargo, se sabe por estudios científicos que entre los últimos dinosaurios y los primeros humanos hay una separación de 65 millones de años, o sea, ni remotamente nuestros antepasados pudieron haber coexistido con ellos. 
Estos es lo que dicen los manuales, pero la historia que contaremos hoy trata sobre unas piedras halladas en la década del ´60 en Perú. Unas rocas talladas que datarían de millones de años atrás y nos hablarían de la existencia de una civilización que convivió con dinosaurios. Hoy esas rocas descansan en un museo del Perú y son las polémicas Piedras de Ica. Ica es una localidad de Perú ubicada al norte de la región de Nazca y lindera con el sur de Pisco. La región comenzó a popularizarse después de que en el año 1975, J. J. Benitez; un prestigioso periodista español, escribiera su primer libro sobre las misteriosas Piedras de Ica, titulado “Existió otra humanidad”. 
En esta obra, el autor describe a una civilización que habría llegado a convivir con los dinosaurios. Lo curioso de la investigación de Benitez, es que las pruebas antropológicas y paleontológicas, radican en la existencia de miles de estas piedras que fueron encontradas por Basilio Uchuya, un huaquero (saqueador de piezas arqueológicas) a lo largo de los años en las regiones desérticas de Ica. Y que constituyen el único legado a través del cual sería posible estudiar y descubrir a este antiguo pueblo.
En la actualidad, la mayoría de estas piedras, cuya cantidad se estima en 11.000 ejemplares, se encuentran en el Museo de la Plaza de Armas de Ica. El fundador del museo y principal difusor de este tesoro peruano, fue el Dr. Javier Cabrera Darquea, quien a través de los años fue recolectando estas piedras, a las que investigó y dedicó gran parte de su vida a los misterios que guardan las piedras de Ica. El Museo Científico Javier Cabrera es pequeño, privado y está situado en la Plaza de Armas de ICA, a unas cuatro horas al sur de Lima.