El Naufragio del Princess May
El SS Princess May fue un barco de vapor construido en 1888. El 5 de Agosto de 1910 partió desde el Canal de Lynn en el sudeste de Alaska. Con más de 610 metros de profundidad, el canal es el fiordo más profundo de América del Norte, exceptuando Groenlandia, y uno de los más profundos y largos del mundo. Durante la fiebre del oro fue visitado con frecuencia por comerciantes de pieles desde el año 1800.
El buque al mando del Capitán Mac Leod llevaba a su cargo a 80,pasajeros, y en sus bodegas, entre otras mercaderías un importante cargamento de oro procedente de la rica zona aurífera del Klondike.
El Capitán tomó rumbo hacia el Estrecho de Chatham, donde desembocan las 90 millas del Canal de Lynn. Esa mañana el viento estaba en calma y la marea con un nivel excepcionalmente alto. A poco de zarpar el Princess May se vió envuelto por un espeso banco de niebla lo que dificultaba la navegación. Una velocidad de 10 nudos, quizás poco prudente para la navegación en una zona estrecha y además tachonada de pequeñas islas rocosas, finalmente el Princess May encalló sobre unas rocas cercanas a la Isla Sentinel. Su velocidad y la potente estropada del buque hizo que quedase totalmente fuera del agua.
El operador de radio, WR Keller, no tuvo tiempo para enviar una señal de socorro antes de que la energía se perdiera. Con una batería improvisada, corrió hasta la sala de máquinas, donde el agua ya llegaba hasta la cintura, y fue capaz de enviar una señal de socorro antes de que la sala de máquinas se inundara por completo. El mensaje enviado por Keller decía: "SS Princess May, naufragio en la Isla Sentinel, enviar ayuda”. La proximidad de la isla Sentinel permitió evacuar a los pasajeros, la tripulación y, bajo una importante custodia, el cargamento de oro.
La fotografía del barco espectacularmente encallado se transformó en una rica fuente de ingresos para quien la tomó, pues fue la mas vendida a lo largo de la costa oeste. Poco tiempo después y a pesar de lo aparatoso del incidente, los armadores del Princess May decidieron reflotarlo. La operación duró poco mas de tres meses y su costo de reflote ascendió a la suma de 115.000 dólares de los albores del Siglo XX.