James Cameron, el director cinematográfico de varias superproducciones como Titanic, Terminator y Avatar, es bien conocido justamente por sus logros en la pantalla grande. Lo que quizás no sea tan conocida es fu vocación aventurera que lo ha llevado a explorar las mayores profundidades a las que hombre alguno había llegado hasta ahora : La Fosa de las Marianas, hasta ahora la mayor ptofundidad en los océanos. Cameron ha invertido tiempo y enormes recursos financieros para esta aventura.
El resultado de sus investigaciones de superficie le llevó a formar un equipo de expertos en expediciones submarinas, técnicos y constructores que finalmente fabricaro el Deepsea Challenger un submarino apto para resistir las enormes presiones de la profundidad salvaguardando la vida en su interior y además contar con elementos de investigación científica, iluminación, cámaras fotográficas y de video que permitiesen develar algunos misterios del fondo del océano. Su decisión partió del concepto de que el hombre conoce mas del entorno planetario que de su propia geografía, apenas ha explorado un 5% de la cubierta líquida del planeta.
El pequeño equipo que el director reunió en 2005 diseñó y desarrolló dispositivos de iluminación, baterías y pesas. Sistemas únicos y específicamente pensados para aguantar ocho toneladas por pulgada cuadrada de presión, las que tendría que soportar el batiscafo al llegar al fondo de la fosa, donde la vida es supuestamente inviable, pero de la que Cameron consiguió extraer, gracias a un complejo brazo robótico, rastros de bacterias. Además, las muestras tomadas a lo largo de su inmersión han permitido identificar 68 nuevas especies de seres vivos, según asegura el director.
La cabina de mando es una esfera de acero de 40 pulgadas de diámetro. Cameron se posiciona en ella, sentado pero con las rodillas casi a la altura del pecho, encorvado, con la cabeza gacha por la propia curvatura del casco. En esta posición debió permanecer durante las ocho horas del ascenso y descenso, sentado frente a los monitores con imágenes de cámaras, consola de comando y atisbar por los visores de plexiglas pensados para soportar la tremenda presión.