Jolly Roger es absolutamente contrario a la instalación de una nueva planta de celulosa sobre el Río Negro, en vista de los serios riesgos que ella representa para la calidad de sus aguas y la amenaza para flora y fauna de su cuenca. Al igual que el proyecto UPM, la Ley de Riego contradice nuestros postulados de defensa de la conservación de los recursos acuáticos, mar, ríos, lagos y arroyos de nuestro país.

La aprobación por el Parlamento de esta Ley nos obliga a dar una opinión militante en defensa de uno de nuestros recursos naturales mas valiosos, el AGUA. El Art.47 de la Constitución declara el agua como un Derecho Humano fundamental. Su reglamentación fué unánimemente aprobada por ambas cámaras. Se creó la DINASA (Dirección Nacional de Aguas y Sanemaiento) y se dispuso que los servicios de agua y saneamiento del país deben ser prestados exclusiva y directamente por personas jurídicas estatales, priorizando el uso humano del agua por encima de los intereses de las corporaciones.
 
Transcribimos el Artículo 47 de la Constitución de la República

Artículo 47

La protección del medio ambiente es de interés general. Las personas deberán abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves al medio ambiente. La ley reglamentará esta disposición y podrá prever sanciones para los transgresores.
El agua es un recurso natural esencial para la vida. El acceso al agua potable y el acceso al saneamiento, constituyen derechos humanos fundamentales.

1) La política nacional de Aguas y Saneamiento estará basada en:

a) el ordenamiento del territorio, conservación y protección del Medio Ambiente y la restauración de la naturaleza.

b) la gestión sustentable, solidaria con las generaciones futuras, de los recursos hídricos y la preservación del ciclo hidrológico que constituyen asuntos de interés general. Los usuarios y la
sociedad civil, participarán en todas las instancias de planificación, gestión y control de recursos hídricos; estableciéndose las cuencas hidrográficas como unidades básicas.

c) el establecimiento de prioridades para el uso del agua por regiones, cuencas o partes de ellas, siendo la primera prioridad el abastecimiento de agua potable a poblaciones.

d) el principio por el cual la prestación del servicio de agua potable y saneamiento, deberá hacerse anteponiendo las razones de orden social a las de orden económico. Toda autorización, concesión o permiso que de cualquier manera vulnere las disposiciones anteriores deberá ser dejada sin efecto.

2) Las aguas superficiales, así como las subterráneas, con excepción de las pluviales, integradas en el ciclo hidrológico, constituyen un recurso unitario, subordinado al interés general, que forma parte del dominio público estatal, como dominio público hidráulico.

3) El servicio público de saneamiento y el servicio público de abastecimiento de agua para el consumo humano serán prestados exclusiva y directamente por personas jurídicas estatales.

4) La ley, por tres quintos de votos del total de componentes de cada Cámara, podrá autorizar el suministro de agua, a otro país, cuantoéste se encuentre desabastecido y por motivos de solidaridad.

No es posible aceptar que la Ley de Riego contradiga el logro histórico de protección de nuestro oro blanco, establecido en nuestra Constitución. Es ni mas ni menos que un nuevo atentado al tan maltrecho y casi destruído Uruguay Natural.