En el año 2000, fui presentado a la Hermandad de la Costa por el Capitán Nacional Juan "Bebeto" Bidegaray, C/N Milton Satriano y el agregado militar argentino C/N Carlos Alberto Piccone, en el Bar de Navegantes del Yacht Club Punta del Este.
A partir de allí participé en las actividades de varias de las naves que componen la Hermandad del Uruguay, en algunos casos ocupando cargos, hasta llegar a Vigía Internacional por el período 2009 al 2012 y Capitán de la Nao Lussich por un posterior período de dos años.
En ocasiones, como tripulante me retiré voluntariamente por discrepancias con la conducción o actitudes que en mi concepto no concordaban con los principios de amistad y hermandad que debían necesariamente primar en la cofradía.
Aciertos o errores no puedo valorarlos por ser protagonista de mis actitudes, pero puedo decir con total honestidad que han sido sinceras en el sostenimiento de los postulados del Octálogo.
La Hermandad de la Costa y mi admiración por Bebeto han sido muy importantes para mí, y a ellos dedique tiempo y esfuerzo durante muchos años.
Hoy se ha presentado la oportunidad de retomar actividad, pero constato que a pesar de los años durante los cuales he permanecido al margen, persisten las mismas circunstancias por las cuales anteriormente me alejé de la Hermandad.
Agradezco a los Hermanos que se han acercado con la mejor voluntad, pero retomar una actividad en la que persisten los conflictos y el afán de protagonismo, realmente no me atrae.
Ooooorzaaaa...!!!
 

Long John Silver Hermano de la Costa