The Talisker Whisky Atlantic Challenge
La competencia es conocida como la mas difícil prueba de remo. Parejas, tríos,cuartetos o remeros solitarios desafían el cruce del Atlántico siguiendo la ruta de Colón, cientos de años atrás, desde La Gomera, la mas occidental de las Islas Canarias hasta el Muelle Nelson en la English Harbour en la Isla de Antigua.
Los botes utilizados para la competencia tienen 7 m. de eslora por 2 de manga y constan de una pequeñísima cabina como único resguardo de las tormentas y mares gruesas. Durante el trayecto, y con pena de descalificación, les está prohibida cualquier reparación, ayuda, agua o alimentación fuera de su dotación de zarpe. Normalmente la duración del recorrido es de entre 35 y puede extenderse hasta 96 días. Por su cuenta corre el riesgo y los sufrimientos que deban afrontar.
No existen limitaciones de sxo o edad para participar, y las tripulaciones, en los años que se ha disputado la competencia, ha convocado a sus mas diversas integraciones. Para estos remeros, mientras navegan, el desafío no es otra cosa que un desafío contra ellos mismos, exigiendo al máximo su voluntad, estabilidad emocional y capacidad física. Su labor está mayoritariamente inspirada en colaborar con instituciones de caridad y obra benéficas a través de los variados sponsors que les apoyan.
En la Edición 2020, el bote "The Bristol Gulls" llevó como Skippèr a la uruguaya Sofía Deambrosi, al mando de una tripulación femenina. Llegaron a Antigua el día 29 de Enero de 2021, en la novena posición. La tripulación del bote R45 estaba compuesta además por Lorna Carter, Phoebe Wright y Sarah Hunt. Las participantes lo hacían a beneficio de dos instituciones : La Clean Up Bristol Harbour, de características ecológicas y la RNI, una fundación que amadrina botes de rescate. Sus auspicios incluyeron mas de 30 sponsors y 500 donantes individuales.
La característica de la competencia de este año será la primera certificación de carbón neutral a través del Océano Atlántico. Todos los botes estarán equipados con grandes paneles solares y desalinizadores para quitar el 99 % de cloruro de sodio del agua de mar, eliminando el almacenamiento en recipientes plásticos. Cepillos dentales de bambú, toallas de limpieza biodegradables y bolsas de desperdicios compostables. Cada pieza de plástico que navegue a bordo será pesada y al final de recorrido se verificará que lo que salió regrese exactamente igual.
La filosofía de la competencia es tratar de inspirar a cada uno de los habitantes de este mundo en el respeto por la Naturaleza y que el sacrificio que para eso se haga será siempre poco para enfrentar los desafíos que el consumismo le ha impuesto.